Daniel Meli
ngo

“El final de una canción tiene que llamar a la otra, tienen que quedar bien el final de una con el comienzo de la que sigue. Todo es circular. Es la secuencia atmosférica, orquestal, con climas espectrales. El diamante se pule con saliva”.

Daniel Melingo

En Buenos Aires o cualquier ciudad del mundo, Daniel Melingo está en una sala de ensayo. Los músicos que lo acompañan se han ido, extenuados. El músico instrumentista lleva horas ejecutando todos los instrumentos, que para él son extensiones de su cuerpo. El piano, la batería, la guitarra, el bajo, el xilofón, el saxo, el buzuki. Dirige una orquesta integrada por él mismo. Como si buscara la fórmula secreta en su laboratorio en lo que cada sonido-aunque no sea instrumental, se transforma por alquimia en una melodía.

 Sabíamos que Daniel Melingo es un maestro del vértigo, un equilibrista sin temor al vacío, que se reinventa. Que pasó por los género más disímiles: rock, pop, reggae, tango, música rebética. Firma allí, gracias en particular a este casting excepcional, un objeto visionario y conceptual, pero muy encarnado y siempre sorprendente. Un objeto fuera de formato, como el preámbulo, la banda sonora alucinante, manifiesta todas las texturas que siguen. Un hacedor de música. La música que cobra cuerpo

Próximos shows

No hay próximos shows en este momento.

shows realizados